Futuro de comunicaciones láser empieza a ritmo de señales de humo

0
170

“Hello world!”. Son solo doce caracteres, pero pueden haber inaugurado una nueva etapa en el mundo de las comunicaciones al viajar en un láser proyectado sobre el mar desde La Palma hasta Tenerife (Islas Canarias), aunque paradójicamente lo hicieran a una velocidad propia de las antiguas señales de humo.

Las comunicaciones basadas en la luz hace tiempo que han revolucionado el mundo, pero por ahora solo a través de cables de fibra óptica, que ya abastecen a millones hogares de servicios de internet a velocidades de 300 megabits por segundo.

Sin embargo, los avances en la transmisión de información con fotones como medio de transporte a través de espacios abiertos apenas han comenzado a experimentarse.

Y es una pena, porque es imposible tender un cable de fibra óptica desde la Tierra hasta un satélite, con lo que el envío de datos hacia el espacio está limitado por el rendimiento de los sistemas de microondas.

Récords mundiales

Siete investigadores de cuatro organismos científicos de Austria (el Centro de Ciencia y Tecnología Cuántica, el Instituto de Óptica e Información Cuántica, la Universidad de Viena y la Academia de las Ciencias) y del Centro Max Planck de Fotónica Cuántica y Extrema de Otawa (Canadá) publican este mes un experimento con el que acaban de pulverizar todos los récords mundiales de comunicación por láser.

Si hasta la fecha la máxima distancia a la que se había conseguido enviar datos de esa manera no superaba los tres kilómetros -hito que se consiguió en Viena-, el experimento del que da cuenta este mes la revista “Proceedings” de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, más conocida por sus siglas “PNAS”, multiplica esa cota casi por 50.

De hecho, sus autores han enviado datos codificados con un rayo láser como portador desde el Observatorio del Roque de Los Muchachos, en la cumbre de La Palma, hasta el Observatorio del Teide, en Tenerife; es decir, a través de 143 kilómetros de distancia sobre el Atlántico, salvando las dificultades que comportan las nubes y las turbulencias atmosféricas.

Dejar respuesta